In English

Ayuda a tus hijos a hacer más actividad física

Con este recurso podrás encontrar formas de ayudarles a incluir más actividad en el día.

Los niños y los adolescentes de entre 6 y 17 años necesitan 60 minutos de actividad todos los días.

Quizá te parezca demasiado para un día de clases, pero no tiene que suceder en un solo bloque de tiempo. Además, hay muchas formas de aprovechar distintas horas del día para incluir actividades.

Usa las barras deslizantes para ver cómo pueden tus hijos alcanzar la meta de 60 minutos.

¿Podrían ser un poco más activos por la mañana? ¿Y después del día escolar? Recuerda que, poco a poco, los minutos se van sumando a lo largo del día.

A medida que vayas avanzando por la página, usa las barras deslizantes para agregarle tiempo al reloj. Si llegas hasta 60 es porque has encontrado una forma en que tus hijos alcancen la meta.

Antes del día escolar

¡A comenzar bien el día! Hay muchas formas en que los niños pueden hacer un poco de actividad antes de ir a la escuela.

Salir a caminar con el perro

Hacer ejercicios de estiramiento o practicar el yoga por la mañana

Bailar en la sala

Ir a la escuela a pie o en bicicleta
(¡También cuentan ir en monopatín, en patineta, en patines en línea e impulsándose en silla de ruedas!)

¿No es posible caminar ni ir en bicicleta a la escuela?

Averigua si hay programas especiales antes de las clases. Muchas escuelas ofrecen programas de actividades cuyo objetivo es hacer que los niños se muevan.

Desliza la barra para agregarle minutos al reloj.

No es necesario ser exactos. Un cálculo aproximado está bien.
Sabemos que tus hijos son más activos en unos días que en otros. Piensa en un día normal.

Durante el día escolar

Si tus hijos pueden encontrar formas de mantenerse activos en la escuela, eso sería fabuloso. Si no, concéntrate en que se mantengan más activos en las horas en que no estén en la escuela.

¿Tienen recreo?

Diles que participen en juegos activos y usen el equipo del patio de recreo.
(¡Trepar también sirve para fortalecer los músculos!)

¿Tienen una clase diaria de educación física?

Pregúntales cuánto tiempo pasan moviéndose en esa clase.

¿No tienen educación física ni recreo?

Habla con los maestros para ver si podrían dedicar unos minutos de la clase a descansos para que los niños se muevan.

¿Sabías que...?

Los niños que hacen actividad física tienen mejores calificaciones en los exámenes. La actividad física les ayuda a concentrarse y a recordar más de lo que están aprendiendo.

¿Y durante el verano y las demás vacaciones?

Puede ser difícil lograr que los niños se muevan durante las vacaciones escolares. Piensa en estos períodos como oportunidades para que hagan mucha más actividad. Averigua si hay campamentos deportivos en la escuela o en el centro local de actividades recreativas, o esfuérzate por mantener a toda la familia activa durante las vacaciones.

Desliza la barra para agregarle minutos al reloj.

Después del día escolar

Cuando las clases terminen, ¡que comiencen los juegos! Estimula a tus hijos a gastar la energía que tienen después de clases para hacer actividades físicas solos o con sus amigos, con sus hermanos y con los equipos a los que pertenecen.

Volver de la escuela a pie o en bicicleta

Practicar deportes en equipo, como el fútbol o el basquetbol
(El basquetbol y otras actividades también son formas excelentes de fortalecer los huesos.)

Participar en un programa extracurricular activo o ir a una clase en el centro de actividades recreativas, por ejemplo, de natación o de karate

Hacer actividades físicas con los amigos, como montar en bicicleta o jugar al aire libre

¿Qué tal si ensayas el pedibús o autobús a pie?

Si es posible ir a pie hasta la escuela, túrnate con otros padres de familia para llevar caminando a un grupo de niños o para volver de la escuela con ellos. Es un método tan seguro como el autobús escolar y cuenta como actividad física.

¡Los oficios también cuentan!

Los niños pueden mantenerse activos ayudando en los oficios de la casa. Lavar el auto, limpiar su cuarto o barrer las hojas secas del patio son oficios que cuentan como actividades físicas y que facilitan un poco la vida de los padres.

Desliza la barra para agregar minutos al reloj.

Por la noche

Cuando el día esté por terminar, trata de encontrar unos minutos para mantener activa a toda la familia. Si te mueves con tus hijos, tu salud también se beneficiará.

Salir a caminar antes o después de la cena

Bailar un rato en familia

Hacer ejercicio durante los comerciales de la televisión
(¡Hay tiempo suficiente para una competencia de flexiones de brazos o saltos en tijera!)

Participar en juegos activos, como el kickball y los juegos que consisten en lanzar o atrapar una pelota

Da buen ejemplo.

Practica con ellos tus pasos de baile, muéstrales poses de yoga o enséñales tu deporte favorito. Cuando tus hijos vean cómo disfrutas la actividad física, querrán hacerla también.

Averigua qué tipos de actividades necesitan los niños.

Los niños y los adolescentes de entre 6 y 17 años necesitan una mezcla de actividades todos los días.

Pueden dedicar la mayoría de sus 60 minutos a actividades aeróbicas moderadas. Todo lo que haga que el corazón lata más rápido cuenta.

Además, por lo menos 3 días por semana anímalos a esforzarse más y a realizar actividades aeróbicas intensas, de modo que respiren rápido y el corazón les lata con fuerza.

Dentro de los 60 minutos diarios, los niños y adolescentes también necesitan:

Actividades para fortalecer los músculos
por lo menos 3 días por semana

Todo lo que haga que los músculos trabajen más cuenta, por ejemplo, trepar o colgarse de las barras del patio de juegos para atravesarlas de mano en mano.

Y

Actividades para fortalecer los huesos
por lo menos 3 días por semana

Los huesos necesitan presión para ser más fuertes. Las actividades como correr y saltar cuentan, así como otras en que se soporta peso.

Desliza la barra para agregar minutos al reloj.

¡Muy bien! Encontraste minutos durante el día en que tus niños podrían mantenerse activos.

Ahora, pon en práctica lo que aprendiste para ayudar a tus hijos a ser más activos hoy y todos los días.

¡Terminaste! Has aprendido muchas formas de incluir más actividad en el día.

Ahora, pon en práctica lo que aprendiste para ayudar a tus hijos a ser más activos hoy y todos los días.

Seleccionaste 0 minutos
de actividad